Archivos Mensuales: noviembre 2012

Julián Conrado, presente en las comunas de Medellín como eco de dignidad

Imagen tomada de: espaciodistopico.wordpress.com

”Maldigo la poesía que no toma partido”

Gabriel Celaya

Un primero de junio del año 2011, los medios de comunicación colombianos publican con bombos y platillos la captura en la hermana República Bolivariana de Venezuela del canta autor popular Guillermo Enrique Torres Cueter. Quizás para usted, quien lee esta pequeña nota, ese nombre no le sea muy familiar y pase a ser otro más de los cientos y cientos de líderes, luchadores populares y prisioneros de guerra secuestrados en las cárceles colombianas o en países vecinos, los cuales son hombres y mujeres que su único delito ha sido creer en la felicidad de los pueblos.

En medio del circo mediático aparece en escena el tétrico payaso Oscar Naranjo, director de la Policía, a presentar unas fuerzas armadas capacitadas, tecnificadas, las cuales han dado captura al peligroso guerrillero Guillermo Enrique Torres Cueter alias Julián Conrado, quien es el culpable como lo fueron en su momento, el cubano Carlos Puebla, el chileno Víctor Jara, el boliviano Benjo Cruz, el venezolano Ali Rafael Primera, el mexicano José de Molina, o el grupo colombiano Pasajeros, de llevarle esperanza al pueblo colombiano.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

La Universidad en Julián Conrado (+Fotos)

En un primer momento quise llamar a esta breve nota “Julián en la Universidad” pero luego entendí que con este título estaba colocando la carreta delante de los bueyes. Siempre he creído, predicado y practicado la tesis de que la universidad (la pública y revolucionaria, se entiende) debe estar dirigida más a formar y elevar la conciencia social y el compromiso de lucha, existencial y cognitivo, de sus participantes antes que a la simple y mecánica acumulación de bagajes teóricos y destrezas productivas. La actividad que en solidaridad con el pueblo palestino y con Julián Conrado se llevó a cabo en la plaza Bolívar de Mene Grande vino a reafirmar en mí esta tesis.

Desde hace cerca de un mes atrás venía conversando con mis estudiantes de las diferentes cátedras que dicto en la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt de la Costa Oriental del lago de Maracaibo, la importancia de la participación, de la lucha popular, del activismo social en su proceso de formación como miembros plenos de una sociedad que, como la venezolana, ha hecho del término revolución el signo de su tiempo. Cuando los participantes me preguntaron acerca de cómo podían ellos participar en luchas sociales sin tener que pasar por el tamiz o filtro de estructuras partidista (hecho que casi todos ellos rechazaban con fuerza), les comenté varios casos en los que, en mi opinión, su protesta y su voz podría ser de gran ayuda; uno de estos caso fue el del Cantor Bolivariano Julián Conrado, preso en una cárcel venezolana por el supuesto delito de cantarle a la libertad y a las luchas de su pueblo colombiano.

Sin excepción, ninguno de estos jóvenes había escuchado antes el nombre de Julián Conrado, pero todos manifestaron su extrañeza y desconcierto sobre el hecho de que un cantor revolucionario estuviera preso en un país que se autoproclama revolucionario. Me tocó hacer malabarismos dialécticos para intentar responder sus preguntas y aclarar sus confusiones al respecto, cosa por lo demás harto difícil cuando también uno se siente confundido e indignado por esta situación.

Les recomendé que escucharan parte de la discografía de Julian disponible en la web y que investigaran su situación, y que comenzaran cada uno a hacerse su propia opinión al respecto del tema. Con el transcurrir de los últimos días mi sorpresa y mi felicidad anduvieron en alza constante. Cada día los muchachos y muchachas se acercaban a mi con más y más preguntas y opiniones sobre el tema y con una creciente admiración, respeto, ternura y solidaridad por la figura de Julián Conrado. El desenlace natural de este proceso fue la propuesta, simultánea y espontánea que en varias cátedras me hicieron: “!!Hagamos un Acto en Solidaridad con Julian!!”; y el  23 de noviembre, todos estos chicos dijeron presente!, ninguno faltó a la cita con la historia que en su vida están comenzando a escribir. Armados de pancartas, de risas y de solidaridad, toda una tarde, en la plaza Bolívar y en las calles de su ciudad, llenaron la tarde baraltense de esperanzas y de sueños. Ayer el mito de la generación boba quedó, para mí, enterrado para siempre.

Decenas de jóvenes asumieron sus puestos de lucha, sus posiciones de batalla contra la injusticia, el atropello y la cobardía.

Hay futuro para nuestra revolución con chicos así. Hay un futuro de libertad para Julián si gente hermosa y valiente como esta son quienes le van a exigir al poder y a la historia que se le devuelva la libertad!

La consigna es el amor!!

Amando venceremos!!

 

 

Joel Sangronis Padrón

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

JULIÁN CONRADO, EL ALÍ PRIMERA ENCARCELADO

Alí Primera decía que el canto de los revolucionarios no es un canto de protesta ni de malcriadez, sino una canción necesaria, esa que puede lograr que otros seres humanos entiendan por qué se lucha y por qué se resiste ante un sistema opresor, como lo es el Capitalismo.

Julián Conrado es uno de esos cantores Nuestroaméricanos que piensa y siente lo mismo que Alí. Dice que viene cantando desde el vientre de su madre, pero que fue con los años, cuando empezó a ver y a sufrir las injusticias contra el pueblo colombiano, cuando empezó a utilizar su voz y su garganta como un arma de lucha.

“Yo lo que digo en mi canto es la verdad. No se puede ser cantor sin decirle la verdad al pueblo” sostiene Julián.

Una de sus primeras composiciones fue “Dolor y rabia”. La hizo para recordar la masacre de las bananeras en 1928. Tiempo después, en 1973, compuso “La volqueta”, sobre un camión para volcar carga que se robó el alcalde de Turbaco.

“Por esa canción me llevaron a la cárcel, esa volqueta me llevó a conocer el estado represivo colombiano….y ahora pensándolo bien, Shakira por sus canciones se gana Grammys y yo por las mías me gano la cárcel, jejj, cada quien se gana el premio de acuerdo a lo que canta”

Julián recuerda que en plena juventud participó en muchos festivales de música y poesía, siempre interpretando versos revolucionarios, pero nunca ganaba nada.

“Los que me premiaban eran los del pueblo. Es que no se puede amar al pueblo sin ser odiado por quienes los oprimen”

En 1972, Julián participó en un concurso de poesía y ganó, pero el jurado no quería darle el premio, no quería premiar sus versos incendiarios.

“Fue tan fuerte el reclamo de la gente que no les quedó otra que dármelo. El premio era un boleto para retirar un LP en una tienda. Yo escogí un disco de Los Guaraguaos, “Es mi viejo” y allí estaban “Casas de cartón” y “Contésteme tío Juan” de Alí Primera”

Desde ese momento, Julián se abrazó para siempre a su panita Alí y al canto necesario. Así se convirtió en el cantor de los pobres de Colombia, esos que casi nadie escucha o quiere escuchar.

“Mi canto le da miedo a la oligarquía y al gobierno colombiano porque denuncio sus infamias. Si uno refleja el mundo y lo canta con sinceridad vas a tener problemas con el régimen, porque un cantor sincero no puede dejar de denunciar que en Colombia hay una tiranía”

“En 1976 me grabó Alfredo Gutierrez, dos temas que se llamaban `Recuerdos de un romance` y `Mis Canciones`. Esto me llevo a ser conocido nacional y hasta internacionalmente.

Luego grabe con Mariano Pérez, diez temas en un disco, de los cuales dos eran de mi autoria, una de despecho “Tristeza sobre tristeza” porque venia de un garrotazo sentimental; y “Chanchito altanero”, donde denuncia el terrorismo de estado por parte del ex Presidente Turbay Ayala”

La indignación y la repulsión por la sistemática violación a los derechos humanos por parte del gobierno colombiano y en especial el asesinato de Camilo Torres, hizo que aflorara la sensibilidad revolucionaria de Julián.

En 1980 fue candidato a Concejal por el Partido Socialista de los Trabajadores.

Luego se incorporó a la Unión Patriótica, partido político que fue literalmente exterminado por el terrorismo de estado, donde participaba en el equipo cultural que acompaño al candidato presidencial Jaime Pardo Leal. Más de cinco mil militantes y 3 candidatos presidenciales, fueron asesinados.

“Se buscaba la unificación de los patriotas para hacer una Colombia nueva, donde se resuelvan los problemas fundamentales de la gente, pero sobretodo, el problema de la tierra, que en este momento están casi todas en manos de transnacionales extranjeras”

Callar y morir, o cantar y guerrear, esas eran los únicas dos opciones que tenía Julián. Optó por cantar y luchar, y ya lleva más de 30 años alzado en canto.

“Yo no conozco la paz. Ni un día de paz conozco…no he vivido fuera del terrorismo de estado”

Cuando este cantor cartagenero decidió proteger su vida y formar parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia dejó de llamarse Guillermo Torres y pasó a llamarse Julián Conrado.

“No lo hice para ocultar mi verdadera identidad, sino para rendirle honores hasta el último verso de mi vida a ese gran amigo mío, Julián Conrado”, que asesinó el gobierno colombiano en 1983.

En su canción “de mi pueblo para la guerrilla”, Julián confiesa que él nunca ha querido la guerra y si ahora es guerrero es por pura necesidad, y porque además, ya está bueno de tanta explotación contra los proletarios.

“La lucha armada es un camino doloroso que algunos revolucionarios hemos tenido que tomar. No me arrepiento, como tampoco creo que se arrepienta Fidel, el Che, Guaicaipuro, el Negro Miguel, Hugo Chávez y otros tantos. Si no me voy pal monte no estaría ahora hablando contigo”

Desde 2011, Julián está detenido en los calabozos de la Dirección de Inteligencia Militar, en Caracas, Venezuela. Cruzó hasta este país aquejado por diversas enfermedades: Hepatitis, Paludismo, leishmaniasis, recrecimiento de la próstata y por fiebres altas y resacas de explosiones producto de los diversos bombardeos a los que ha sobrevivido, entre ellos el del 1 de marzo de 2008, cuando el gobierno colombiano masacró a Raúl Reyes y otra veintena de guerrilleros más en territorio ecuatoriano. Pero sobre todo, Julián llegó hasta Venezuela buscando bases de paz.

“Recuerdo aquella noche bajo una lluvia de bombas y balas…mi compañera y yo nos dimos un beso; tranquila mi amor, le dije, si nos matan dejaremos un bello ejemplo de dignidad; ella me dijo que también pensaba así. Entonces nos abrazamos fuerte y nos quedamos esperando…pero tal muerte no llegó, seguramente le tuvo miedo a tanto amor. Igual sucedió en el pueblito de Altamira de Cáceres, esa otra noche de terror del 31 de mayo de 2011: el amor volvió a derrotar la reseca muerte”

El gobierno colombiano pide su extradición para enviarlo a Estados Unidos, país que ofrece 5 millones de dólares por su entrega. En 30 años no han dejado de perseguirlo; imposible olvidar cuando el gobierno colombiano anunció que ellos mismos lo habían asesinado durante el bombardeo al campamento de Raúl Reyes, y exhibieron como trofeo, por todos los medios de comunicación, un cadáver que no era el de él.

Pero Julián no está solo. Un ejercito de cantores, abogados, cultores, periodistas, intelectuales de Venezuela y de distintos rincones del planeta lo acompañan. Todos le piden al gobierno revolucionario de Venezuela que le de libertad y asilo político a Julián, así como se formalizo en solicitud hecha en julio del 2011. “Que no callen al cantor”, es lo único que piden. Todos saben que enviarlo a Colombia y EEUU sería condenarlo a la muerte, a la barbarie.

“Todos ustedes son mis abogados, su solidaridad es mi mayor defensa…yo estoy acá, coñasiao`, pero fino, como dijo el ex guerrillero venezolano, Clodosvaldo Russian, cuando entro de la cárcel del burro…yo mientras tanto, en mi trinchera de la dignidad, sigo componiendo. Ya llevo un montón de canciones. La última que compuse se llama “el tremendo negocio”, sobre el negocio que tiene la oligarquía colombiana y el imperio estadounidense con la guerra en Colombia.

Julián, acostumbrado a la selva, sueña entre barrotes con la libertad. Quiere salir e irse hasta Falcón para reencontrarse con Alí Primera, y así, junto a los hijos de sangre y de alma de su eterno panita seguir componiendo:

“La canción ahora es más necesaria que nunca para poder despertar conciencias, corazones y poder salvar al planeta, a la humanidad entera, porque hasta un ciego puede ver que este capitalismo loco está destruyendo todo”

Así como la canción necesaria hoy es más urgente que nunca, la libertad de Julián también lo es. Ya América Latina perdió a Víctor Jara y nadie pudo hacer nada, pero por la libertad y la vida de Julián si que se puede hacer, y bastante. A Julián no sólo lo ampara la Constitución Bolivariana, la Convención de Ginebra y la Convención contra la tortura, sino la conciencia, la ética y el compromiso de miles de hombres y mujeres que saben que es necesario y urgente el canto de Julián para seguir luchando por una Colombia, y un mundo, con paz y justicia social.

Tiene razón Julián, sólo amando venceremos!!

Karen Méndez

Periodista con Dignidad

Etiquetado , , , , , , ,

¡¡¡Julián Conrado nos escribe, salió a ver el sol…!!!

Julián Conrado, el cantor del pueblo colombiano, nos escribe desde La Carraca de la DGIM, en Caracas, donde está injustamente e ilegalmente detenido, para así intentar entregarlo al gobierno fascista de Santos, para la tortura y la muerte, o su re-extradición a EEUU para el cobro de la recompensa de 2.5 millones de dólares, y otro tanto -pero en pesos-, por parte del gobierno colombiano.

A Julián Conrado se le limita abusivamente, el acceso a luz solar y atención médica:

“Panitas, hoy salí al sol y, como siempre, me puse a cantar. Ya tengo un público en las alturas… si, en las alturas de los andamios de los edificios vecinos, miro como gozan con mi canto los obreros de la construcción!

¡Amando Venceremos!”

Anuncios