A Viva Voz, Julián Conrado envía su mensaje al Comandante Chávez: Cuando la marcha se pone dura, los duros se ponen en marcha (+Video)

 

Chávez era grande, ahora es infinito…

La vida y obra de nuestro hermano comandante Hugo Chávez Frías, en la lucha de los oprimidos contra los opresores, fue, para decirlo en los términos del béisbol, el deporte que fue su gran pasión, un tremendo “home run” con bases llenas.

Un “home run” que nos puso, a los pobres de la tierra, a ganarle a los imperialistas y oligarcas el partido de la vida, el partido de la Paz, con justicia y amor.

Por eso estos desalmados señores capitalistas, lo odiaron, lo odian y lo seguirán odiando, mientras tenga la posibilidad de existir. Y claro, hoy, como consecuencia de la prematura partida física, y porque nos miran a los humildes del mundo llorando de profundo dolor, se regocijan, hacen fiesta, saltan y brincan de alegría.

Pero ¡ay! de ustedes señores reyes de la avaricia, el egoísmo y la hipocresía. ¡Ay! de ustedes, porque como dijo el compañero Fidel: “Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla”.

¡Ay! de ustedes, los que durante siglos y siglos nos han eslavizado y como vampiros del demonio, nos han chupado nuestra sangre y nuestro sudor.

¡Ay! de ustedes, porque la insurrección mundial final cada vez está más cerca, y ese día, la pagarán…

Por ahora, quiero decirlo una vez más, nunca es tan bello el amor como cuando el odio festeja. Pero es que nuestro hermano compañero Hugo Chávez, ¿quién ha dicho que está muerto? Chávez, ahora está más vivo y más grande, Chávez, ahora somos todas y todos los pobre de la tierra. Por eso, desde la ventana de mi Carraca, en el Hospital Militar Carlos Arvelo, cuando vi que se marchaba navegando sobre ese caudaloso río de amoroso sentimiento popular, no le dije adiós, le dije con lágrimas de moral revolucionaria en mi corazón, ¡hasta siempre comandante Chávez, hasta siempre amado hermano mío!

El partido continúa y en el montículo de su alegría solidaria, lanzado su mágica curva “Rabo e` cochino”, latigazo de verdad con valentía, el Arañero de Sabaneta sigue con su carcajada de sinceridad llanera y caribeña, ponchando a los rabiosos enemigos de la hermandad entre los seres humanos.

Es que quienes por su pueblo mueren, como pueblo, eternamente vivirán; como Simón Bolívar, el Che Guevara, Alí Primera, y tantas y tantos otros hijos dignos de nuestro pueblo.

Tras la huella de tu luz Comandante Chávez:

¡Amando venceremos!

Julián Conrado

Siete de marzo de 2013

Anuncios
Etiquetado , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: