Julián Conrado ¿¿¿y tú qué???

 

Julián, cuando quiere saber qué está pasando, pregunta muy llanamente, pelaita ¿¿¿y tú que??? Parecería elemental su pregunta, pero no es así, lleva intrínseca en sí un cúmulo de interrogantes, de ¿qué pasa afuera, como está la situación política, qué se dice de mi caso? En fin, preguntas propias del que está privado de la libertad y del contacto permanente con el mundo exterior. Se torna difícil poder esgrimir en tan poco tiempo de comunicación un paneo de la situación puertas afuera de su carraca, ese es el nombre con que Julián ha bautizado su fría e inerte jaula de cemento.

Sigue siendo vergonzoso, como venezolana, tener que lidiar con la injusticia que se comete con el cantautor de la dignidad colombiana y nuestra americana, de verdad que no saben cuánto. Conocer a Julián y palpar de primera mano su inmenso caudal de humanidad, lo hace a uno un ser privilegiado de poder compartir con él gran parte de sus vivencias, de sus sueños, de su ser. Parafraseando el sentir de algunos jóvenes revolucionarios que han desfilado por la celda de Julián, nos confiesan que sus vidas se puede contar antes y después de haber contactado al cantautor de la utopía por un mundo mejor. Nos confiesan sus emociones así como su impotencia al ver a un ser de la talla de Julián tratado como un vulgar terrorista, como si hubiese cometido un crimen horrendo y no como si éste hubiese dedicado, como lo ha hecho, su vida entera a la causa de los más desfavorecidos, de los más vapuleados, de los descamisados y más empobrecidos e invisivilizados de su Colombia natal. Parecería imposible, comentan muchos de ellos, que sea en Revolución Bolivariana donde se le dé un trato tan indigno a un revolucionario que ha trascendido su lucha a otras fronteras y a otras trincheras. Julián se ha convertido en un referente de la lucha continental y por qué no, de otras latitudes del mundo. ¿Cuál será la imposibilidad que tiene nuestro gobierno revolucionario de una vez por todas otorgar lo que a todas luces es un derecho inalienable de Julián Conrado, su LIBERTAD Y ASILO?

Mientras más tiempo permanezca Julián en su carraca, serán más y más las voces que se sumen a su causa, que no es otra que la lucha por la obtención de la total y definitiva emancipación de nuestros pueblos.

Estamos contigo Julián, tu voz y tu canto nos insuflan fuerza para continuar el combate. Eres braza viva que enciende el espíritu libertario de las nuevas generaciones, que al fragor de tu lucha se comprometen a seguir la pelea!!!

Amando Venceremos Camarada del Amor y la Paz!!!!

VIRGINIA KING

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: