Archivo de la etiqueta: Ali Rodriguez Araque

La vergonzosa paradoja de Noel Rodríguez y Julián Conrado

 

La Revolución Bolivariana se caracteriza, como ninguna otra en la historia, por estar cargada de curiosas paradojas que ponen en entredicho su esencial carácter transformador. La paradoja se define como una idea o fenómeno opuesto a lo que se considera como el sentido común o la opinión general en determinadas circunstancias. Podría enumerar un buen inventario de ejemplos al respecto: la burguesía parasitaria manipula y especula con el régimen cambiario, pero no hay hasta ahora ningún importador o comerciante preso o procesado; se pregona la participación y el protagonismo de las mayorías, pero en la práctica las autoridades constituidas (alcaldes, gobernadores, etc.)  terminan imponiendo su voluntad; mejora el índice de calidad de vida en vivienda, salud, educación, alimentación, etc., pero sube también el de la criminalidad; aumenta la cantidad de viviendas por el plan de construcción que adelanta el gobierno bolivariano, pero se encarecen los precios de manera exorbitante en el mercado inmobiliario… En fin, no señalo lo anterior a modo de crítica sino para ilustrar la complejidad en las que nos toca avanzar, en un proceso donde,  por determinadas condiciones internacionales y económicas que no elegimos, coexisten las diversas y conocidas formas de existencia capitalista, en lucha con las nuevas expresiones sociales y productivas de cambio hacia el socialismo.
Existe el poder popular como embriones organizativos y política de las fuerzas revolucionarias, en pugna con la casta burocrática y el Estado constituido que heredamos de la VI República. Nos toca, construir la sociedad del futuro con las “armas melladas del capitalismo”. Debemos avanzar hacia la transformación, usando los mecanismos de la democracia liberal burguesa. Pocos compatriotas entienden estas antinomias y se hunden en la apatía y el desencanto, cuando no en una especie de inercia militante partidista que los lleva a perder su capacidad crítica, siguiendo directrices no pocas veces reaccionarias producto del pragmatismo cupular, olvidando que, pese al innegable liderazgo providencial del Presidente Chávez, es en las grandes mayorías oprimidas donde ha residido la potencia trasformadora de esta revolución.

Hago la anterior introducción para aterrizar en el caso del compañero Julián Conrado, que ya está cerca de cumplir dos años encerrado por el Estado venezolano. De todas las paradojas que pudiéramos encontrar en el proceso revolucionario criollo, esta es la más absurda, la menos explicable o justificable. Lo digo porque la mayoría de las antinomias de nuestra revolución existen en virtud de leyes históricas y sociales inmanejables, a no ser luego de mucho tiempo y esfuerzos para torcer el rumbo de las condiciones históricas objetivas. No sucede así el caso Conrado, en el que su liberación depende de una simple decisión humanitaria del Estado venezolano con suficiente soporte legal, que sería de inmediato refrendada por miles de personalidades, sectores y organizaciones que han expresado su solidaridad hasta el cansancio con el cantor preso.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,