Archivo de la etiqueta: Jorge Eliecer Gaitán

2da parte: Julián Conrado habla en exclusiva desde la cárcel (+Video)

APORREA

“Yo soy el cantante del pueblo
Yo soy quien defiende a la población
allá donde no llega el gobierno
allá es donde nace mi triste canción

Yo soy quien les escucho su llanto
y con ellos comparto su necesidad
y mejor le pedimos a los santos
porque el que está gobernando creo que es por no dejar

La Ley del embudo
lo ancho pa’ ellos y lo angosto pa’ uno
La Ley de la ballena
Lo angosto pa’ uno y lo ancho pa’ ella”

La ley del embudo
Hernando Marín

Agosto 08 de 2013.- Julián Conrado se presentó anoche en el teatro Principal, lo acompañaban en esta primera presentación en el país, Sandino y Florentino Primera, La Chiche y Alí Manaure,  el Trovador de Vargas,  Sol Mussette y todos los cantantes que siempre lo acompañaron durante su encierro. En un emotivo acto, la gente coreó sus canciones más populares,  El canto del pajarito, Supermán, Venezuela linda, La ley del embudo ,entre muchos  de los temas interpretados por el trovador colombiano. El teatro estaba repleto de gente, no cabía un alma más, mucha gente se quedó afuera con ganas de ver a este cantautor revolucionario.

El concierto tuvo picos apoteósicos cuando interpretó, El Orinoco y el Magdalena se abrazarán,  mientras cantaba, la gente comenzó a bailar y a aplaudir a este gigante de la canción vallenata.

Por supuesto, que esto es un desliz imaginario, un deseo escapado de las inmensas ganas que tiene el pueblo de ver a Julián libre. Julián sigue preso, a la deriva jurídica,  y todos  a la expectativa, contando los días para verlo cantar donde él merece estar, libre con el pueblo.

En esta segunda entrega, Julián Conrado interpreta canciones de famosos vallenateros, como Hernando Marín y Leandro Díaz, y nos habla de la  historia de este ritmo, dictando una clase de etnomusicología, cuyos orígenes, remarca, nacen del lamento del pueblo humilde y campesino.

Luego,  en su hilvanar de historias y recuerdos, gira y avanza en un recorrido del duro camino de la izquierda en Colombia, de la Unión Patriótica con todos los caídos; de aquella decisión, de dejar todo sin mirar atrás, no le quedaba otra opción sino irse a la montaña,  sin saber agarrar un fusil.

Julián tuvo que salir de su pueblo, por cantar las verdades sobre la injusticia y la corrupción, como refiere él mismo,  “Fui preso por decir la verdad.”

Con profunda emoción, él nos cuenta sobre su amigo, el médico y cantante, Julián Conrado, quien fue asesinado por ayudar a los más pobres. En honor a él, Guillermo Enrique Torres Cueto, toma su nombre para ser el cantante que interpreta el dolor y la lucha de los pueblos del mundo.

2da parte

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Julián Conrado le escribe a los pueblo del mundo a 2 años de su ilegal presidio

La Carraca de Caracas

31 de mayo de 2013-05-31

LA SOLIDARIDAD ES MI CERTEZA

Hermanas y hermanos con la causa por mi libertad y asilo político:

Un abrazo de corazón; ahora recuerdo los nombres de James Petras, Anita Leocadia Prestes, Ivan Pinheiro, Istvan Mezaros, Jean Salem, Néstor Kohan, John Catalinotto, Henri Alleg, Teresa Forcades, Luis Brito García, Vladimir Acosta, Hindu Anderi, Lil Rodríguez… bueno, son muchísimas las personas de los pueblos del mundo, así como organizaciones políticas, sociales, culturales, religiosas y defensoras de los Derechos Humanos, entre la que se encuentra FUNDALATIN, a quienes tengo que agradecer su voz de aliento moral.

Mi soledad de preso se hace menos dura gracias a esa solidaridad.

Este 31 de mayo se cumplen dos años de mi ilegal e ilegitima captura en la República Bolivariana de Venezuela. No se explica el por qué, si ya la Fiscal General de la nación, Dr. Luisa Ortega Díaz, manifestó que mi extradición no es procedente, no se ha procedido aún con mi libertad y asilo como corresponde en derecho. El propio Comandante, el gigante Hugo Chávez, expresó que, así como el gobierno colombiano otorgo asilo a Pedro Carmona Estanga, el gobierno venezolano también podía, en ejercicio de su soberanía, hacerlo conmigo.

En otros tiempos Venezuela, en cumplimiento de sus leyes, tratados y acuerdos internacionales con que está comprometida, dio asilo a perseguidas y perseguidos políticos de otros países… Aunque yo, en verdad más que un perseguido político, soy un perseguido cantor, como Alí Primera, Víctor Jara, Benjo Cruz, Carlos Puebla, Mercedes Sosa; y también Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, Gerardo Alfonso, Daniel Viglietti, Gloria Martín, Carlos Ruíz, Lilia Vera, La Chiche Manaure, Amaranta Pérez y tantas, y tantos que hemos tenido el valor de cantar verdades de nuestros pueblos.

Desde mi encierro, en esta jaula de acero y cemento, que no merece ningún cantor de los pobres de la tierra, pido al Bravo Pueblo venezolano y a todos sus poderes, me devuelvan mi libertad y concedan el asilo, es decir, que se actúe en consecuencia con la estricta justicia y los principios revolucionarios, socialistas y bolivarianos. La Patria de Simón Bolívar, Alí Primera y Hugo Chávez, no puede ni debe continuar sirviendo de prisión para quienes, como yo, hemos dedicado toda la vida, a cambio de nada personal, a la lucha por la más bella y noble de las causas humanas: La igualdad social, única posibilidad real de alcanzar la verdadera Paz.

La V República, la Venezuela nueva, la Patria Buena, jamás, pero jamás de los jamases, puede ni debe entrar en la historia del funesto Plan Cóndor revivido. Sería el más ignominioso disparate que pudiera ocurrir en este esperanzador cambio de época que se vive en Nuestra América: algo es lo que es, gracias a su calidad y si pierde su calidad, deja de ser lo que es.

Hermanas y Hermanos solidarios de todos los países, su solidaridad es mi certeza, solo ella puede impedir que no calle el cantor.

Reitero: pase lo que pase, nunca renunciaré, jamás, a mis ideales de Paz con Justicia y Amor. “Que en cualquier lugar donde me sorprenda la muerte” moriré como el carpintero de Nazaret, cantando la verdad…

¡Soy todo agradecimiento, otro fervoroso abrazo!

¡AMANDO VENCEREMOS!

Julián Conrado

PD de Don Quijote: “Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal y el bien sean durables, y de aquí se sigue, que habiendo durado mucho el mal, el bien esta ya cerca”

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Crónica: Julián Conrado “El cantor del pueblo”

 

Por Andrés Silva (Uruguay)

Desde Caracas, Venezuela

Cuando hablamos de Julián Conrado, tenemos que hablar necesariamente de paz, de lucha, de entrega revolucionaria y principalmente de dignidad. Julián Conrado con su canto ha llevado la lucha revolucionaria más allá de lo que cualquiera pueda imaginarse, su canto y su ejemplo se han transformado en la bandera de lucha de los pueblos, como el canto de Víctor Jara, de Alí Primera y de tantos otros cantores comprometidos con la lucha.

El domingo 21 de abril finalmente pudimos vernos con Julián, ya que anteriormente nuestros encuentros se habían suspendidos por los lamentables hechos de violencia que desde filas de la derecha se estaban generando en Venezuela después de anunciado el triunfo de Nicolás Maduro el pasado 14 de abril. A pesar del momento y la incertidumbre de lo que pasaba en el país nuestro encuentro por fin se pudo concretar y fue sumamente cálido y lleno de emociones. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Julián Conrado: Jóvenes, construyamos verdaderamente, la unidad bolivariana

La Carraca de Caracas.

 

Hermanas y Hermanos del Movimiento Juvenil Bolivariano de Colombia:

Desde mi prisión, trinchera de dignidad, les mando un amoroso y combativo abrazo.

Me alegra saber que mi canto anda por las Comunas de Medellín, de corazón en corazón, avivando el fuego de la lucha por la liberación nacional y el Socialismo; así, también me dicen, anda por otros lugares de Colombia, Nuestra América y el mundo. Esa es la razón de ser del canto popular necesario: “Combatir contra cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo”. Es un honor que entre las canciones que acompañan sus combates estén las mías: Aspiro causen la mayor cantidad de bajas ideológicas a los enemigos de la Paz con Justicia y Amor. Sepan que mientras viva, no dejaré de componer y cantar versos de vitamina bolivariana.

Les cuento que acabo de terminar una canción donde me refiero, nuevamente, al tema de la unidad del movimiento revolucionario, que ha sido desde cuando comencé a dar mis primeros pininos revolucionarios, una de mis mayores preocupaciones. Es que los revolucionarios colombianos llevamos años y años y años buscando la unidad y no hemos sido capaces de dar con ella. Yo soy del pensar que una lucha revolucionaria solo puede empezar, en serio, cuando se resuelva este problema de carácter estratégico, es decir, que la lucha revolucionaria en Colombia, con posibilidades reales para tomarnos el poder, no ha empezado aún. Es cierto que quienes nos esforzamos con el anhelo profundo de construir una nueva Colombia, somos la gran mayoría del Pueblo, pero debemos ser conscientes que mientras lo hagamos divididos, serán esfuerzos y sacrificios inútiles, todo se nos irá a cada uno por su lado, en tristes deseos. Con ser la mayoría alcanzamos, apenas, a resolver el problema de la cantidad, más no el problema de la calidad necesaria para vencer y esto lo resuelve, únicamente, la unidad.

Sin la unidad, Simón Bolívar cabalga incompleto y su espada pierde efectividad: La práctica realidad hasta ahora es el criterio de la verdad.

Jóvenes bolivarianos: ¡Vamos hacernos fuertes! ¡Vamos a bolivarear en serio!

Desde las bases de las tantas organizaciones de nuestro pueblo, podemos y debemos exigirle a nuestros máximos dirigentes que, además de deseo, le pongan de una vez por todas, voluntad a la búsqueda de acuerdos políticos que permitan concretar dichosa UNIDAD, de todas y todos los que verdaderamente suspiramos con agonía, por la Paz con Justicia y Amor.

¡Es importante dialogar con el Gobierno, pero que dialoguemos entre nosotros mismos, como hermanos que somos, es lo imprescindible!

¡Ya no falta más sangre, más pobreza, más despojo para que nosotros, los del pueblo, impongamos el gobierno que más nos convenga, solo falta, la Unidad amorosa y combativa!

¡Eliminemos el egoísmo y los tontos orgullos!

¡Expulsemos al burgués que llevamos por dentro!

¡Por la Patria y por el Pueblo: Apliquemos el decreto de Guerra a Muerte contra la división que nos está matando!

 

¡AMANDO VENCEREMOS!

 

Julián Conrado

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

POR QUÉ ME LLAMO JULIÁN CONRADO (+Video)

Solidaridad con Julián Conrado desde Galicia

Carraca de Caracas

Agosto 2012

 

Una tarde de 1982, en Cartagena de Indias, durante un ensayo del grupo musical dirigido por Mariano Pérez, del cual era yo su vocalista, se presentó un joven de agradable trato; nos dijo ser estudiante de medicina de la Universidad de Cartagena, que también era compositor y quería que le escucháramos algunas de sus canciones, pues estaba interesado en que incluyéramos, así fuera una, en el repertorio de nuestra próxima grabación. El joven dijo llamarse Julián Conrado David.

Para esa época Mariano y yo habíamos grabado para la casa disquera “Codiscos” un L.P. titulado “El Nuevo Rey Sabanero”, que tuvo amplia difusión y acogida por el público, especialmente, de la costa norte colombiana donde, para ese entonces, se escuchaba más la música de acordeón. Así que muchos de los nuevos compositores nos buscaban para que interpretáramos sus canciones. Total es que luego del ensayo, mientras nos refrescábamos tomándonos unas cervezas bien frías, Julián tomó la guitarra y se echó a cantar:

“Yo sentí en mi corazón

Un intenso palpitar

Y al no comprender la razón

Hasta me llegué a asustar.

Como no le encontraba explicación

A esto que me estaba pasando a mi

Por poquito voy a donde el doctor

Porque pensaba que me iba a morir…”

 

Julián fue aplaudido con alborozo por el grupo de parranderos entre los que alcanzo a recordar a los beisbolistas Bartolo Gaviria, Abel Leal y Rafael Miranda, a los locutores Pedro Pérez Barrios, Oswaldo Jiménez, Mike Viloria y Miguel Lara, los folcloristas Devaloy Acuña y Feliz Megía, los músicos Adelcio Medina, Enrique Bosa, Rafa Estapanía, Julio Rocar, Ramón Pescao y Pacho Pérez, entre otros; además de los vecinos que habitualmente se congregaban para observar los ensayos. Los aplausos significaban que la canción quedaba aprobada para ser incluida en el nuevo repertorio. Julián festejó con risa franca y alegre y aquél lugar se sintió iluminar con su extraordinaria energía amorosa.

A partir de entonces nació mi amistad con Julián Conrado, amistad que creció más cuando descubrimos que los dos teníamos el mismo ideal de libertad, de justicia, de igualdad social, de paz; aunque manifestó no militar en ninguna organización política. Yo si venía de militar con mi canto de rebeldía revolucionaria en el Partido Comunista Marxista-Leninista, el Partido Socialista de los Trabajadores, en el Frente Democrático, en la Unión Nacional de Oposición; y militaba entonces en la Juventud Comunista. Soñaba, como Gaitán y el Padre Camilo, con la unidad del pueblo y sus organizaciones para conquistar la paz con justicia social.

Mis encuentros con Julián continuaron en la sede de los ensayos, que era el taller de arreglo de acordeones de Mariano: Musicosta. Hablábamos de canciones, parrandas, amores y, por supuesto, de la terrible situación de hambre y miseria que sufría (y aún sufre) la inmensa mayoría del pueblo, así como de los métodos violentos que empleaba el régimen para reprimir la inconformidad.

En 1983 Julián partió al municipio de San Carlos, departamento de Antioquia, donde debía realizar el año rural como médico. Pronto se ganó el cariño de los pobladores de la región que atendía en el puesto de salud, especialmente de los más pobres, a quienes no le cobraba nunca la consulta y más bien les daba dinero de su propio bolsillo para que pudieran comprar las medicinas que les recetaba.

Fue esa hermosa virtud de servicio desinteresado a los empobrecidos la causa fundamental para que Julián fuera considerado, por la inteligencia militar del Estado, un peligroso enemigo del régimen que lo declaró objetivo militar. Ese mismo año fue cobardemente asesinado por sicarios que, luego de consumado el crimen y al verse perseguidos por pobladores indignados, se refugiaron en el cuartel de Policía, algo muy común en Colombia…

El pueblo de San Carlos, con el cadáver ensangrentado de su amado Julián a hombros, marchó envuelto en la más profunda tristeza por las calles de la población y, enardecido, exigió justicia; pero que va, esta manifestación también fue reprimida brutalmente por el Ejército y la Policía.

En Cartagena el movimiento estudiantil también realizó manifestaciones denunciando el crimen y pidiendo justicia.

La respuesta fue la misma: represión violenta.

Yo, en homenaje a mi gran amigo, compuse la canción semilla de libertad:

Ahora le voy a cantar a ese amigo tan querido

A ese que un sicario a tiros por la espalda asesinó

Y que allí donde calló su sonrisa ha florecido

Y como el Che y como Camilo su figura agigantó

Es que cuando los hombres son, hombres verdaderamente

Ni se mueren ni se entierran, se siembran para perdurar

Y es por eso que Julián, ¡presente, presente, presente!

Siempre vivirá en mi mente, convidándome a luchar

 

CORO:

Julián Conrado no está enterrado

Julián Conrado no se ha olvidado

Julián Conrado está sembrado

Como semilla de libertad.

 

Flores de la juventud de este pueblo colombiano

Por vientos huracanados cuantas vemos destrozar

Pero ya se va a acabar infierno tan inhumano

Y viviremos como hermanos como lo soñó Julián.

Bandera de revolución será su eterna alegría

Y con la brisa de los días la vamos a ver flamear

Si más sangre hay que derramar pa’que la obra sea construida

Pues más sangre será vertida el pueblo no la va a negar

 CORO

 

El terrorismo de Estado siguió cobrando cada vez más y más víctimas: persecuciones, detenciones, torturas, desapariciones, asesinatos selectivos, masacres, etc. Reclamar nuestros derechos como pueblo, pacíficamente, en el marco de la legalidad, era un suicidio.

A mí, luego de sufrir cárcel, torturas, atentados, y ver caer asesinados a uno y otro, y otro y otro camarada, amigo y amiga, no me quedó otro camino que el de las montañas guerrilleras. Era la única forma de vivir con dignidad, sin callar las verdades de mi canto que son las verdades de mi pueblo. Es cuando tomo el nombre de Julián Conrado David, no para ocultar mi verdadera identidad, sino para rendirle honores hasta el último verso de mi vida a ese gran amigo mío, de tan hermosa calidad humana.

¡Amando Venceremos!

Julián Conrado

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

A un año de su ilegal captura, Julián Conrado le escribe al pueblo: “Desde mi trinchera de Dignidad”

Carraca de Caracas

31 de mayo de 2012

 

Desde mi trinchera de Dignidad

 

Quienes hacemos del canto una manifestación de amor por el pueblo, siempre vamos a ser odiados por los enemigos del pueblo. Por eso nos insultan, nos calumnian, nos persiguen, nos encarcelan, nos torturan, nos desaparecen, nos asesinan. Cualquiera que sea la forma de expresarnos, eso es lo que eternamente ha ocurrido con quienes, por puro amor al pueblo, luchamos por su felicidad.

Pero si supieran quienes aprisionan un combate del amor por el pueblo, que jamás nadie ha estado más libre como Antonio Nariño en las Bóvedas de Cartagena y Francisco de Miranda en la Carraca del Imperio español; que jamás nadie ha estado más libre como los cinco héroes cubanos ó Simón y Sonia en las mazmorras del imperialismo norteamericano; que jamás nadie ha estado tan libre como Alí Primera en los sótanos de la DIGEPOL y Hugo Chávez en los calabozos del DIM, la cárcel de Yare o en la Isla de la Orchila.

Si supieran quienes asesinan un combatiente del amor por el pueblo, que jamás nadie ha estado tan vivo como Jesús, crucificado en el Monte del Calvario; que jamás nadie ha estado más vivo como Ernesto Che Guevara fusilado en la Higuera; que jamás nadie ha estado tan vivo como Alfonso Cano, bombardeado en las montañas colombianas… ¿es qué acaso no sienten a Miguel Hernández y Federico García Lorca indignados en España? ¿Es que acaso no sienten a Víctor Jara y Pablo Neruda, ALLENDIANDO en Chile?

¿Es que acaso, no sienten a Alí Primera BOLIVAREANDO en Venezuela?

Hermanas y Hermanos de sueños de Paz con Justicia y Amor:

Este 31 de mayo, se cumple un año que fui hecho prisionero en tierras de la República Bolivariana de Venezuela. Como mi extradición a Colombia o a los Estados Unidos, NO ES PROCEDENTE de ningún modo, ahora la mano pelúa de la oligarquía opresora que estrangula mi Patria, arrepentida de no darme muerte ese mismo día de mi captura, se inventó un nuevo plan que consiste en asesinarme en la prisión.

Quiero que sepan, los enemigos de la Paz en mi país, que yo, más que un hombre, soy un canto de los pobres de la tierra; un canto que ahora estando prisionero, se canta más, se escucha más y se baila más… ¿Qué tal si me asesinan?

Pero… ¿Cómo conseguirán que muera una canción que en el mismo corazón del pueblo es donde florece?

Hermanas y hermanos: A pesar de mis difíciles problemas físicos y las incomodidades propias del encierro, moralmente me siento fino ¡Como un Guayacán!. Esta jaula de acero y cemento, la he convertido en una indoblegable trinchera de dignidad, desde donde sigo resistiendo y disparando versos bolivarianos por la desprivatización del planeta y su salvación; así como por la liberación del 99% de la humanidad esclavizada, a punta de terror, por la desalmada bestia capitalista.

Con una guitarra, llena de estrellitas rojas que me trajo el joven cantor Alí Manaure, las horas de los días de visita son una verdadera fiesta de fraternal alegría revolucionaria. Acá he tenido el inmenso honor de cantar con Gloria Martín, con Lilia Vera, La Chiche Manaure, Sol Mussett de Primera, Amaranta Pérez, Sandino Primera, Lil Rodríguez, Centauro Saher, Oswaldo Mussett, el poeta Neybis Bracho, Gino González, Víctor Moreno del Grupo IVEN, el poeta Elí Briceño, Armando López, los periodistas Indira Carpio y Ernesto Navarro, Luis Miguel Badaraco del Colectivo La Cantera, David Gómez “Lucerna”, Floridimar “de los Duendes”, el poeta Carlos Angúlo, Carlos Ruíz, Tamanaco “tocapalma”, Sandino Márquez, Manuel Azuaje, la fotógrafa Paz Capielo, Aura y Alfredo HipHop de Cultura Neruda, el argentino Gerardo “cumbia del sur”, Paula, Jhonalbert y Edwin de la R que falta, Javier, Cira, Carlitos “camarada”, Daniela… La lista pica y se extiende…

Pero además, desde todos los rincones de luz de Venezuela, de Nuestra América, me envían amorosos abrazos solidarios y manifiestan su apoyo incondicional al movimiento por mi libertad y Asilo Político.

Hermanas y hermanos míos, GRACIAS POR TANTO AMOR, PERO LES PIDO MÁS: Les pido de todo corazón, que nos ayuden a los hijos e hijas del pueblo de la atormentada Patria colombiana, a salir de la horrible noche en que nos han mantenido durante tantos años, las clases explotadoras.

¡La lucha del pueblo colombiano es por volver a ver la luz de la libertad SUBLIME!

Nosotros no soportamos ver nuestra bandera pisoteada por la bota invasora militar del imperio ¡Queremos un Gobierno Nacional, Patriótico, Democrático y Bolivariano! Queremos la reconciliación y reconstrucción nacional, queremos desarrollo económico ecológico y con Justicia Social, queremos, en fin, Paz con Justicia y Amor.

Ahora recuerdo, aquella noche bajo una lluvia de bombas y balas… mi compañera y yo nos dimos un beso; tranquila mi amor, le dije, si nos matan dejaremos un bello ejemplo de dignidad; ella me dijo que también pensaba así. Entonces nos abrazamos más fuerte y nos quedamos esperando… pero la tal muerte no llegó… seguramente le tuvo miedo a tanto amor. Igual sucedió en el pueblito de Altamira de Cáceres, esa otra noche de terror del 31 de mayo de 2011: ¡El amor volvió a derrotar la reseca muerte!

Mi gente: ¡desde la prisión les mando un abrazo libre! ¡Carajo!

¡AMANDO VENCEREMOS!

JULIÁN CONRADO

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordando a Gaitán

 

Por: Julián Conrado

El pasado 9 de abril, se cumplieron 64 años, que el Imperialismo norteamericano en complicidad con la oligarquía colombiana, asesinaron al Doctor Jorge Eliecer Gaitán.

¿Por qué lo asesinaron? La respuesta es simple: Porque era un luchador por la Paz con Justicia y Amor.

Cuando el debate sobre la masacre de las bananeras, realizado en el Congreso de la República durante los días 3, 4, 5 y 6 de septiembre de 1924, Gaitán puso al desnudo los autores materiales e intelectuales de esa masacre, en que murieron 32.000 indefensos colombianos, entre los que se encontraban niños, mujeres y ancianos. ¡32.000 seres humanos!

El compañero Gaitán dijo en ese debate cosas como por ejemplo:

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,