Para Julián Conrado: CANCIÓN DEL CORAZÓN

 

A Julián Conrado

 

Pájaro libre en la selva de la vida

 

Sin tanto perendengue, la vida me enseñó desde temprano

 

Que el amor por ella era una madre viva amamantando una melodía

 

Como un pescador en el centro del mar

 

Creando paciencia en las aguas de su paz

 

Sin tanto perendengue me fui a la calle de mi asombro

 

Que fue la selva y el rio para el cantor

Y allí desvele la luz de todos los soles del canto

 

Convertí las lágrimas en lluvias y de allí los mares en vinos para la fraternidad

 

En cada corriente su cauce vivo, una nave de sueños llevó

 

Un Capitán de navío con boinas de fusiles de amor

 

Qué otra cosa puede ser el cantor

 

Sino un Capitán en los más hermosos mares de la vida?

 

Un pájaro libre entre en los océanos fulgurantes,

 

Por entre cañaverales en busca de un corazón

 

Ah ¡La alegría de la vida¡

 

La hermandad sutil sin sombras en el mantel del rufián

 

Como espasmo y silencio que se deroga

 

Sin tanto perendengue cantaremos alrededor del amor

 

Porque la vida sembrara todos los versos en la tierra

 

Y los niños correrán en medio de una dulzura

 

Moldeando la luna con humana esperanza.

 

Ah la vida ¡

 

Porque también como el Cantor paraguanero

 

Estamos ganando la carrera contra la muerte

 

Y es que nos pertenece la vida

 

La tierra, y todas las aguas

 

Ya vemos el final de ese túnel

 

Mezquino y ensangrentado silencio

 

Que no porta ningún sol sino una vil y oscura sombra

 

Enmarañada con látigos para su propio destierro

 

Ya vemos la luz y los mares, los niños, la alegría

 

La comuna preñada, pájaros encinta, aborígenes en sanos bohíos

 

Y en este viaje al corazón con guitarras y amoríos

 

Dejamos atrás la noche fosfórica, que se alimenten las liebres

 

Con sus pólvoras y venenos,

 

“Sin ira, sin odio, solo con la fuerza del amor”

 

“Sin Perdón, ni olvido”,

 

Ah la vida ¡

 

Serenata de luna interminable,

 

Colibrí multicolor del asombro ¡

 

Sin sangres diluidas en ocres y petróleos,

 

Café en verde ramo

 

Piedra lavada en el corazón del Magdalena.

 

Si de algo ha de servir estos versos en tu guitarra

 

Que sean entonces para abrazar la verdad divina de una amistad

 

Y que sepan todos que venimos con el pelotón desde el otoño

 

A esta primavera de canciones con la tierra libertaria en las venas

 

Con el sabor a Patria dulce y no a limón carcomido en rencores

 

Julián ¡Hermano Julián, Camarada Julián¡ Padre y amigo Julián¡

 

La horrible noche está cesando alrededor del amor,

 

Porque tu canción que no es por dinero, ni para la muerte,

 

Ni para el odio, ni para las sombras

 

Que han lanzado en tu pecho, ni para el crimen ni para la guerra

 

Que han infundado sobre la madre Colombia,

 

Tu gran canción está ondeando en los cielos despejados,

 

Con los vientos de la Patria Buena,

 

Porque sencillamente tu canción Compañero,

 

Es canción del Corazón.

 

 Neybis Bracho

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: